En Consalud sabemos que la prevención de enfermedades es fundamental para tu bienestar y el de tu familia, por eso queremos que conozcas más acerca de los exámenes preventivos.

Los exámenes médicos preventivos consisten en la realización de exámenes de laboratorio, evaluación física y/o la aplicación de cuestionarios para detectar precozmente enfermedades prevenibles o controlables y reducir el riesgo asociado a ellas. Estos exámenes son un beneficio sin costo para ti, al que puedes acceder fácilmente y de forma voluntaria.

EXISTEN 3 GRUPOS DE BENEFICIARIOS PARA ESTAS ATENCIONES:

EMBARAZADAS

Revisa el detalle de los exámenes AQUÍ

RECIÉN NACIDOS HASTA NIÑOS/AS DE 4 AÑOS

Revisa el detalle de los exámenes AQUÍ

PERSONAS DE 15 AÑOS O MÁS

Revisa el detalle de los exámenes AQUÍ

¿CÓMO ACCEDER A LOS EXÁMENES PREVENTIVOS?

  • 1 Compra tus bonos de exámenes preventivos en cualquier sucursal de Consalud o llamando al 600 500 9000, y recuerda imprimirlos antes de tus atenciones.
  • 2 Agenda tu hora en el lugar de atención y realiza tus exámenes y/o procedimientos.
  • 3 Si corresponde, agenda la consulta médica preventiva para que el médico revise el resultado de tus exámenes.
*Si deseas realizar tus exámenes preventivos en otras clínicas o centros médicos distintos a los habilitados en este beneficio gratuito, puedes cotizar tus bonos en tu Sucursal Digital según la cobertura de tu plan de salud con las opciones más convenientes. Si necesitas orden médica para un examen, te recordamos que puedes solicitarla a través de Click Doctor, en una consulta de telemedicina a precios preferenciales exclusivos.

¿POR QUÉ DEBEMOS REALIZAR ESTOS EXÁMENES?

Los exámenes preventivos permiten un diagnóstico oportuno. Algunas de las principales enfermedades que se pueden prevenir y/o detectar precozmente son:

  • El principal causante del desarrollo de cáncer de cuello uterino es la adquisición y persistencia del Virus de Papiloma Humano (VPH). Por tanto, para que la infección no tenga consecuencias graves, y para mejorar el pronóstico de vida de las mujeres afectadas, es fundamental pesquisarla a tiempo con chequeo médico preventivo mediante la realización de Papanicolau (PAP) cada 3 años.
  • El cáncer cervicouterino es un tipo de cáncer que afecta a las células del cuello uterino, ya que pasan de ser células normales a ser células anormales y de rápida propagación. Afectan a todas las mujeres expuestas al Virus del Papiloma Humano (VPH), una vez iniciadas las relaciones sexuales.
  • En Chile se diagnostican alrededor de 1.500 casos nuevos al año, mientras que la mortalidad se encuentra alrededor de 800 fallecimientos anuales (fuente: Globocan).
  • Cuando es diagnosticado en estados muy avanzados generalmente el cáncer cervicouterino no se considera curable, y las opciones de tratamiento incluyen quimioterapia y radioterapia, para tratar de desacelerar el crecimiento del tumor y ayudar a aliviar los síntomas.
  • Sin embargo, si se detecta a tiempo se puede curar, por eso es de suma importancia la realización del PAP.
  • ¿En qué consiste el PAP?
    Este examen se realiza dentro de la consulta ginecológica y es de muy rápida ejecución, en ella el médico utiliza un espéculo que se introduce cuidadosamente dentro de la vagina. Esto permite al ginecólogo tomar una muestra de células del cuello uterino, la que se envía a laboratorio para su análisis.
  • Este cáncer afecta a las mujeres sobre los 45 años, pero existen casos donde la enfermedad se puede desarrollar con anterioridad, es por esto que resulta importante la realización de exámenes médicos preventivos, como el autoexamen de mama mensual o la mamografía a partir de los 50 años.
  • El cáncer de mama es el crecimiento anormal y desordenado de células del tejido mamario, formando un tumor maligno. Se ubica inicialmente en la mama, posteriormente puede extenderse a otros órganos, si es que no es tratado a tiempo.
  • En Chile, durante el 2020, la enfermedad registró 5.331 casos nuevos y alcanzó 1.674 decesos registrados (fuente: Globocan).
  • ¿Cómo prevenir el cáncer de mama?
    Toda mujer mayor de 20 años debe realizarse el autoexamen de mama mensual para reconocer algún cambio en ellas, además de controles periódicos. La mamografía, único estudio que permite detectar el cáncer de mama de forma incipiente, está incluida dentro de los exámenes preventivos para mujeres a partir de los 50 años.
  • ¿En qué consiste la mamografía?
    La mamografía es un examen radiológico de la mama que detecta alteraciones en su tejido. La mama es comprimida y se toman 2 fotos por cada una (examen estándar de mamografía bilateral).
  • ¿Se puede curar una paciente al que se le detecta cáncer de mama?
    Sí, en aquellas mujeres que se les ha detectado precozmente la enfermedad, generalmente se les puede ofrecer un tratamiento curativo. Mientras antes se realiza el diagnóstico, mayor es la probabilidad de curación. Cuando se encuentra tempranamente, hay una posibilidad de 96% de curación.
  • La diabetes es una enfermedad crónica que genera elevados niveles de glucosa en la sangre. La glucosa es regulada por la insulina, hormona producida por el páncreas, cuya función principal es facilitar el ingreso de la glucosa desde la sangre a las células.
  • Para prevenir el desarrollo de esta enfermedad, es importante estar alerta a los síntomas que la advierten (aumento de la frecuencia al orinar, fatiga, sed excesiva y boca seca, constante apetito, pérdida de peso, hormigueo en manos y pies, lenta cicatrización de heridas y recurrentes infecciones en la piel y visión borrosa), y también es importante conocer los diversos factores que podrían provocar el desarrollo de la diabetes, que pueden ser hereditarios o ambientales, como el sobrepeso, especialmente con acumulación de grasa en la zona abdominal, sedentarismo, vejez o el uso de algunos medicamentos.
  • Para todas las personas que están expuestas a uno o más factores de riesgo, la recomendación más importante es adelantarse a la aparición de estas señales para diagnosticar una diabetes, y buscar activamente su detección mediante exámenes anuales de sangre, principalmente a través del examen preventivo de glicemia en ayunas.
  • ¿Por qué es importante la prevención?
    Si se realizan exámenes preventivos se podrá descartar o diagnosticar el tipo de diabetes que se ha desarrollado, información que es primordial para recibir el correcto y apropiado tratamiento capaz de regular alzas (hiperglicemia) o bajas de azúcar (hipoglicemia) en la sangre, aprender a administrar las dosis de glicemia recetadas por el médico, manejar de manera correcta el monitoreo de glicemia y comprender los resultados, además de incorporar actividad física y un plan nutricional especial que ayudarán a mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes y evitar la gran mayoría de las complicaciones que ocurren a causa de diabetes avanzada.
  • La hipertensión es una de las enfermedades crónicas más frecuentes en nuestro país, y se presenta cuando se eleva la presión arterial en forma sostenida por encima de los valores considerados normales. Si no se controla puede derivar en un ataque cerebrovascular o cardíaco, por eso es de vital importancia la realización de chequeos preventivos como la toma de presión arterial dentro de la consulta médica preventiva.
  • En Chile, según la última Encuesta Nacional de Salud, el 27,6% de los chilenos padece hipertensión, y un porcentaje de ellos no sabe que la tiene.
  • La hipertensión es asintomática, y aunque algunas veces tiene un componente genético, lo cierto es que es multifactorial, es decir, depende de otros factores como, por ejemplo, la forma que tenemos de alimentarnos, nuestros niveles de estrés, etc.
  • Tener la presión arterial alta, y sin llevar ningún control, puede ocasionar complicaciones graves, por eso es importante tener controles de forma permanente.
  • Dentro de las medidas de prevención que pueden ayudar a controlar la presión arterial están hacer cambios en el estilo de vida que incluyen una dieta saludable, es decir, reducir el consumo de sal (sodio), condimentos, alimentos embutidos y comida chatarra. Y agregar a la dieta el consumo de pescados y carnes blancas. Además de implementar hábitos saludables como dormir bien, evitar el estrés, no fumar, hacer deporte y mantenerse en el peso porque la obesidad aumenta la hipertensión.